Archivo de la etiqueta: Zumo de limón

Limpiar asientos de paja, caña, mimbre…

Para blanquear y limpiar este tipo de superficies, basta mezclar tres litros de agua templada con un buen chorro de zumo de limón. Humedece una esponja y pásala en el sentido de la fibra. Deja secar al aire.

Granitos en la espalda

Si tienes granitos en la espalda, mezcla el zumo de un limón, el de un tomate y añade glicerina hasta que se forme una pasta de consistencia líquida. Aplícatela en la espalda y deja que actúe. En poco tiempo los granitos se secarán y desaparecerán.

Tónico para cara y cuello

Prepara un excelente tónico para la cara y el cuello hirviendo medio litro de agua con un puñado de tomillo. Deja que hierva un par de minutos, apaga el fuego y deja reposar cinco minutos más. Cuando la infusión esté templada, cuélala y añade el zumo de medio limón.

Durezas en los pies

Para las durezas en los pies, mezcla seis aspirinas trituradas con una cucharada de agua y otra de zumo de limón. Aplícalo en la zona afectada, mete el pie en una bolsa de plástico y envuélvelo en una toalla caliente durante 15 minutos. Frota con piedra pómez.

Plantas mustias

¿El exceso de calor y el viento ha dejado tus plantas mustias? Añade al agua de regar el zumo de medio limón filtrado. Seguro que, al día siguiente, habrán revivido como por arte de magia.

Asados dorados

A veces resulta difícil conseguir que los asados adquieran un bonito color dorado, pero si los rocías con zumo de limón antes de introducirlos en el horno, lograrás añadir un suave sabor y que se doren a la perfección. Verás cómo, además de exquisito, su presentación será de profesional.

Esponjas en buen estado

Además de limpiarlas regularmente, las esponjas deben conservar su suavidad. Para conseguirlo, sumérgelas durante toda la noche en un barreño con agua y el zumo y la cáscara de tres limones. Por la mañana, aclara muy bien las esponjas y déjalas secar al aire libre.

Prenda blanca de lana

Cuando una prenda blanca de lana haya adquirido un feo tono amarillento, no te preocupes: recuperará toda su blancura si la sumerges durante veinticuatro horas en agua con el zumo de varios limones.

Sudoración excesiva

A veces hacer deporte puede producir una sudoración excesiva y podemos llegar a sentirnos un tanto deshidratados. Recupera las fuerzas de una manera sana y natural preparándote la siguiente bebida: mezcla un litro de agua y el zumo de un limón y añade una cucharadita de azúcar y otra de bicarbonato.

Piel mixta

Si tienes la piel mixta, prueba una vez por semana a purificar tu piel aplicando la siguiente mascarilla, después de realizar una exfoliación suave. Licúa un tomate y añade un chorrito de zumo de limón y unas gotas de aceite de almendras, mezclando todo muy bien. Aplica la mezcla evitando la zona de contorno de ojos y de la boca y deja que actúe durante 15 minutos (seguramente, se secará). Después, elimina con agua tibia.