Tonificar piernas, evitar las varices y afinar tobillos

Para tonificar tus piernas, evitar las varices y afinar tus tobillos, báñate los pies en agua muy caliente a la que habrás añadido una infusión de hojas de nogal (que puedes comprar en herboristerías). El nogal tiene la propiedad de tonificar los músculos. Después, deberás darles un buen baño de agua fresca, lo que ayudará a combatir las rojeces que puedan aparecer por la mala circulación. En todo caso, debes saber que los baños alternos de agua fría y caliente son ideales.

Disimular piernas gruesas

Para disimular las piernas gruesas utiliza medias lisas opacas o con algún estampado en sentido vertical a lo largo de la pierna o en el tobillo y ponte un zapato con unos 3 cm de tacón. Todos estos trucos juntos alargarán visualmente tus piernas. Si vas sin medias, prueba a aplicar un bronceador artificial en las piernas: la piel ligeramente bronceada adelgaza ópticamente.

Endurecer piernas y nalgas

Una buena solución para conseguir endurecer las piernas y las nalgas sin apenas realizar esfuerzo consiste en subir las escaleras apoyándote únicamente en las puntas de los pies. En muy pocas semanas notarás el cambio.