Archivo de la etiqueta: Perros

Lecho del perro

Un lugar tranquilo es el lugar ideal para situar el lecho de tu perro. Si el animal es pequeño agradecerá un cesto recogido, mientras que si es grande le bastará con una alfombra o colchoneta. En cualquier caso cubre siempre el lecho con una manta que puedas lavar regularmente.

Pelo del perro

Para que el pelo de tu perro quede realmente brillante, hierve durante unos minutos una ramita de perejil en medio litro de agua. Déjalo enfriar y aplícale esta mezcla en el último aclarado de su baño. El resultado es sorprendente.

Dar pastilla al perro

¿No hay forma de que tu perro se tome su pastilla? Camúflasela dentro de un quesito light. Desde luego, es seguro que no se va a resistir a la tentación de semejante «manjar».

Pulgas en casa

Las pulgas aparecen cuando menos lo esperamos (aunque su especialidad es el verano). Si tienes un perro y quieres evitar que las pulgas proliferen  en casa, lava a menudo la alfombra donde duerme tras aspirarla bien o sacudirla a fondo. Si crees que ya hay pulgas en casa, friega el suelo con una solución de vinagre y vierte unas gotitas en su cama. Las pulgas huirán sin remedio.

Perros con pulgas

En cuanto sospeches que tu mascota puede tener pulgas, añade a su comida un poco de cebolla o de ajo, o si lo prefieres, una cucharada de levadura de cerveza. Cualquiera de estos tres productos, las mantendrá a raya.

Higiene de los perros

Los perros son animales que necesitan de una higiene constante que ellos mismos no son capaces de realizar, y por eso es preciso que cepilles su pelo cada dos o tres días para eliminar la suciedad y el pelo que se va desprendiendo. También conviene limpiar la suciedad y las secreciones de los ojos con una gasa y suero fisiológico una vez al día. Como mucho, el baño del perro se debe realizar cada 15 o 20 días y con productos específicos para su raza. En el caso de los cachorros, nunca se les debe bañar hasta que hayan sido vacunados.

Limpiar los dientes del perro

Para limpiar los dientes de tu perro y que estén sanos durante más tiempo, frótaselos con un trocito de limón una vez a la semana. Por lo general, el limón es un sabor que a la mayoría de los perros les gusta por, por lo que no te pondrá reparos cuando lo hagas.

Malas digestiones

Si tu perro ya es viejecito y sus digestiones no son muy buenas, reparte su comida diaria en dos tomas y compra pienso específico para perros ancianos.

Lavar pelaje

Ya se sabe que a los perros no se les debe lavar a menudo el pelaje, pero, a veces, el olor acaba siendo desagradable. Para perfumarlos de forma sana pásales por el pelaje un cepillo impregnado en una infusión de romero (un puñado de romero por cada litro de agua). ¡Verás qué bien huelen!

Respiración agitada

Si durante una excursión calurosa tu perro se niega a seguir y presenta una respiración agitada, no lo fuerces. Busca un lugar sombreado y, si es posible, mójalo con un poco de agua para refrescarlo. Los animales también acusan el exceso de calor.