Medicamentos

Si a tu hijo pequeño le cuesta demasiado tomarse jarabe o esas gotas que le ha mandado el médico, aquí tienes una solución infalible: dale un cubito de hielo para que lo chupe antes de ofrecerle la medicina. De esta forma, la lengua se adormecerá por el frío y casi no notará el sabor.