Archivo de la etiqueta: Infusión

Tónico para cara y cuello

Prepara un excelente tónico para la cara y el cuello hirviendo medio litro de agua con un puñado de tomillo. Deja que hierva un par de minutos, apaga el fuego y deja reposar cinco minutos más. Cuando la infusión esté templada, cuélala y añade el zumo de medio limón.

Esguince

Para un esguince, prepara una infusión de romero (hojas y flores) a razón de 100 gramos por litro de agua. Después de reposar durante 10 minutos, aplícatelo en la zona afectada.

Dar luminosidad al rostro

Un truco que funciona de maravilla y pocos conocen para dar luminosidad a la piel del rostro es el siguiente: Prepara un té verde y deja que se enfríe. Mientras, limpia muy bien tu rostro con leche desmaquilladora y tónico. Después, empapa un algodón en la infusión y pásalo por todo el rostro: notarás la diferencia.

Zapatos de ante

¿Tienes unos zapatos de ante, antelina o de una piel similar? Ahora puedes limpiarlos sin ningún problema para que queden estupendos. Prepara una infusión de té, humedece con ella un algodón y pásalo por los zapatos. Una vez limpios, ponlos a secar.

Tonificar piernas, evitar las varices y afinar tobillos

Para tonificar tus piernas, evitar las varices y afinar tus tobillos, báñate los pies en agua muy caliente a la que habrás añadido una infusión de hojas de nogal (que puedes comprar en herboristerías). El nogal tiene la propiedad de tonificar los músculos. Después, deberás darles un buen baño de agua fresca, lo que ayudará a combatir las rojeces que puedan aparecer por la mala circulación. En todo caso, debes saber que los baños alternos de agua fría y caliente son ideales.

Adiós a los granos

En principio, has de mantener la piel limpia y tonificada. Pero, además, ponte esta mascarilla: mezcla una cucharada de yogur natural con dos cucharadas de harina de avena y añade un poquito de infusión de salvia hasta conseguir una masa suave que se extienda con facilidad por la piel; aplícatela por el rostro, deja que actúe durante 20 minutos y luego retírala con agua. Finalmente, tonifícate con la infusión de salvia que haya quedado.