Cama de mascota

¿Tienes animales domésticos en casa y sus camas hacen un olor que no siempre es agradable? Si es así, espolvorea con bicarbonato la manta, camita o cojín de tu mascota, deja que actúe un buen rato (¡es un perfecto desodorizante!), pasa el aspirador para eliminar el bicarbonato y, por último, sacude muy bien en el exterior. Conseguirás neutralizar esos olores sin problema.

Pelo sin brillo

Si el pelo de tu perro ha perdido brillo y está como apagado, incorpora a su dieta una cucharada de aceite de maíz y dos de levadura de cerveza. En unas semanas volverá a ser precioso.

Un detalle que les encantará y contribuirá a que tengan un pelaje perfecto: una vez por semana pon en el comedero de tu perro o gato un huevo crudo.

Tierra de gato

Coloca encima de la tierra de tu gato hojas de periódico. Evitarás malos olores, sobre todo en verano, ya que podrás cambiarlas cada vez  que las use. Esto también sirve para perros muy pequeños.

Gatos y olor a lejía

A los gatos les encanta el olor de la lejía. Para que se acostumbren a hacer sus necesidades en su cajita, echa sobre la arena unas gotitas de lejía. Irán allí sin necesidad de regañinas.

Regalar gatitos

¿Quieres regalar un gatito? Deberás fijarte al comprarlo en que su boca esté limpia y presente un color rosáceo, que sus ojos, orejas y nariz estén limpias, su piel debe ser suave y su barriga tiene que estar limpia. Es preferible que sea atrevido y juguetón. Hará las delicias de quien lo reciba.

Gatos de pelo largo

Si tienes un gato de pelo largo, debes saber que sólo tienes que bañarlos cuando su pelaje ya está muy sucio y desprende mal olor. Los gatos son animales muy limpios y ellos mismos procuran que su higiene esté al día. Pero, si crees que necesita un bañito, utiliza un champú adecuado a su tipo de pelo. Eso sí, ármate de paciencia porque los gatos odian el agua y si no está acostumbrado, se negará en redondo.

Mancha de orín de gato

La mancha que produce el orín de un gato no es difícil de eliminar, al contrario que el olor que parece no irse nunca. Aplica una solución de vinagre o zumo de limón y agua caliente jabonosa. Sécalo muy bien y, a continuación, frota la zona con un paño empapado en amoníaco. Quitarás el desagradable olor y, además, conseguirás que no vuelva a orinarse en el mismo sitio.

Gatos y plantas

Seguro que tu gato también tiene la fea costumbre de escarbar o, peor aún, hacer sus necesidades en tu planta favorita. Existen productos especiales para que esto no ocurra, pero, por desgracia, su olor es muy desagradable tanto para ellos como para nosotros. Una buena forma casera de evitarlo consiste en cubrir la tierra de la planta con musgo grava o bolas de arcilla.

Recoger los pelos del gato de la tapicería

¡Qué bonita es nuestra mascota con ese largo y brillante pelaje! Pero… ¡qué martirio recoger después todos los pelos que va dejando por la tapicería! La solución: humedece una esponja en alcohol y frota los sillones con ella. Los pelos quedarán pegados y saldrán con mucha facilidad. Eso sí, procura comprobar antes que el alcohol no se come el color de la tela.

Polvos de talco para el pelo del gato

Los polvos de talco absorben la grasa y, si son buenos para tu cabello en un momento de apuro, ¿por qué no han de serlo para el pelo de tu gato? Rocíalo con un poco de polvos de talco teniendo cuidado de que no le entre en los ojos. De esta forma cepillarás su pelo con más facilidad, y a la misma vez le quedará mucho más brillante y limpio.