Archivo de la etiqueta: Crema hidratante

Crema corporal

El gesto de aplicar la crema corporal es uno de los que más mujeres repiten a diario en el mundo. Y, si la piel es seca o va adquiriendo sequedad con el paso de los años, este gesto se convierte en imprescindible. Si dispones de unos minutos para ti, hidrátate y nutre tu piel aplicando, después de la ducha, una capa muy fina de aceite corporal. Una vez se haya absorbido, aplica una crema hidratante que sea untuosa. Necesitarás unos minutos más, pero el resultado es espectacular.

Codos rugosos y resecos

Si tus codos están muy rugosos y resecos, fricciónalos cada noche antes de acostarte con aceite de germen de trigo. Una buena dosis de crema hidratante después de la ducha del día siguiente completará el tratamiento.

Renovar la piel y cuidarla

Cualquier momento es bueno para renovar la piel y cuidarla. Y ello pasa por utilizar semanalmente un exfoliante corporal que puedes preparar tú misma en tu hogar: mezcla dos cucharadas soperas de sal con dos cucharadas soperas de aceite de oliva. En la ducha, aprovecha para frotar tu cuerpo en seco con la mezcla desde los pies hasta los hombros, actuando con suavidad y delicadeza. Te tomará unos minutos, pero tu piel eliminará las células muertas renovándose y se quedará más elástica y joven. Luego dúchate y aplica una buena capa de crema hidratante.

Proteger las manos del frío

Con el frío las manos se estropean mucho. Para protegerlas nada mejor que mezclar la yema de un huevo con una cucharada de crema hidratante de manos. Si tu piel es muy seca, también puedes añadir unas gotas de aceite de oliva.

Mascarilla para manos

Conseguirás una mascarilla barata y eficaz para eliminar las células muertas de tus manos, si mezclas tu crema habitual con una cucharadita de azúcar y las masajeas suavemente. A continuación, lava tus manos con agua tibia, sécalas y aplícales crema sola para dejarlas bien hidratadas.

Piel tirante

Si quieres que la piel de tus piernas no te quede tirante después de depilarte, toma nota: una vez depilada, lávate primero con agua y jabón y aplícate una buena crema hidratante. Espera diez minutos, vuelve a lavarte la zona depilada y ponte polvos de talco. Tu piel parecerá auténticamente de seda.

Labios con pielecillas

¿Tienes pielecillas que se levantan y quedan fatal? Aplícate un poco de crema hidratante para el rostro y cepíllalos suavemente.