Archivo de la etiqueta: Cocina

Patatas enteras

¿Odias que al cocer patatas con piel, éstas se abran y se rompan? El truco de toda la vida que consigue que eso no suceda es añadir un buen chorro de vinagre al agua de cocción de las patatas. Quedarán enteras y el vinagre apenas afectará a su sabor.

Sin salpicaduras

¿Odias cocinar huevos fritos porque siempre acabas quemándote con las salpicaduras de aceite? Este es el truco para que no vuelva a pasar: pon el aceite en la sartén y, mientras se calienta, espolvorea un poco de maicena por encima. Podrás echar los huevos y no se producirán salpicaduras.

Espárragos con color

Seguro que te gustaría conservar el bonito color verde de los espárragos que, cuando se cuecen, pierden color. Para conseguirlo, sólo tienes que añadir al agua de su cocción una cucharadita de bicarbonato.

Delicioso rodaballo

La carne del rodaballo es suave y muy apreciada pero puedes darle un plus de sabor si antes de proceder a cocinarla la dejas marinando unas horas en vino blanco y cebolla cortadita en aros.

Pulpo tierno

El pulpo es una sabrosa fuente de proteínas para las frescas ensaladas de verano. Pero resulta duro si, cuando lo compras fresco, no lo golpeas. Para evitarte ese proceso puedes hacer otra cosa: congélalo nada más comprarlo; el proceso de descongelación hará que los músculos se rompan y quede mucho más tierno sin necesidad de darle golpes.

Aceite de oliva auténtico

¿Quieres comprobar que el aceite que compras es realmente aceite de oliva? Vierte dos cucharadas del aceite en un vaso transparente y añade dos gotas de agua oxigenada. Si el aceite se pone de color verde puedes estar tranquila: es auténtico aceite de oliva.

Cangrejos congelados

Si has comprado cangrejos y te van a sobrar algunos, puedes congelarlos siguiendo las siguientes instrucciones: lava bien los cangrejos y cuécelos en un caldo corto de vino blanco. Después, envasa por separado el fondo de cocción líquido y los cangrejos e introduce los recipientes en el congelador. Podrás utilizarlos en un periodo máximo de tres meses.

Guarniciones mil

¿Se te acaban las ideas para las guarniciones de invierno de un buen asado o de un pavo o pollo al horno? Si no quieres presentar las consabidas láminas de patata al horno, sustitúyelas por cualquiera de estas guarniciones: cebollitas mini glaseadas, coles de Bruselas, castañas asadas, ciruelitas al horno, juliana de verduras, juliana de lombarda salteada y las deliciosas patatas mini bien doraditas al horno.

Queso rallado

Si tienes que rallar algún tipo de queso que sea más bien blando o tierno y no quieres que acabe deshaciéndose, introdúcelo durante un cuarto de hora en el congelador. A la hora de rallarlo no tendrás ninguna dificultad.

Zanahorias

Normalmente, cuando las zanahorias llevan unos días en casa se arrugan y ennegrecen. Si quieres conservarlas más tiempo sin que se estropeen, guárdalas en una caja entre capas de arena. ¿Te parece raro? Prueba y verás.