Deportivos

Estarán siempre limpios y el material se mantendrá perfectamente, sin pelarse, si los metes en la lavadora, pero dentro de una bolsa de plástico bien cerrada y con unos agujeritos para que circule bien el agua.

Marcas de lluvia en los zapatos de piel

Una mezcla de limón y leche te puede ayudar a eliminar las marcas de lluvia de los zapatos de piel. Tienes que aplicar el líquido con suavidad. Frotando los zapatos después con unas medias viejas conseguirás un brillo perfecto. El betún puedes sustituirlo por una cáscara de limón.

Zapatos de ante

¿Tienes unos zapatos de ante, antelina o de una piel similar? Ahora puedes limpiarlos sin ningún problema para que queden estupendos. Prepara una infusión de té, humedece con ella un algodón y pásalo por los zapatos. Una vez limpios, ponlos a secar.

Zapatos de charol limpios

Tus zapatos de charol se mantendrán perfectamente limpios si los frotas con el interior de la piel de un plátano y luego les pasas un paño suave para sacarles brillo.

Manchas en charol

Para eliminar por completo las posibles manchas que tenga el charol (ya sean zapatos, bolsos, cinturones o cualquier otro complemento), primero frótalo con un paño empapado en vinagre; luego frota con un trapo mojado en leche. Debes procurar que se seque por sí solo, al aire y en un lugar cubierto. Cuando los recojas, comprobarás que han quedado perfectos.

Betún seco

¿Tienes una lata de betún desde hace tiempo y cuando vas a utilizarlo ves que se ha secado y cuarteado en pequeños trozos? No te preocupes. Podrás volver a utilizarlo si primero lo ablandas echándole unas gotas de esencia de trementina y luego lo mezclas bien hasta que quede más pastoso. Haz tú misma la prueba y ahorrarás mucho dinero en betún.

Mancha en zapatos de piel

La mejor forma de eliminar una pequeña mancha en los zapatos de piel es frotarlos con un paño mojado en un poco de clara de huevo. Este truco resulta infalible.

Pie con rozadura

¿Tu pie se ha rozado con un zapato nuevo? Para que se cure rápido la rozadura, casca un huevo y aplica sobre la zona dolorida la pielecita que recubre la cáscara del huevo. Pon una tirita encima y verás qué pronto cura.

Alpargatas

Este calzado tan usado en las épocas calurosas por el frescor que proporciona no acepta ser lavado en lavadora, pero puedes limpiar el tejido con un jabón líquido de los que se utilizan para las alfombras. ¿Cómo hay que aplicarlo? Frota la tela con el líquido, cepilla en seco con ayuda de un cepillo de cerdas suaves y deja que se seque bien. ¡Estarán a punto de revista!