Labios resecos y agrietados

Cuando los labios están resecos y agrietados, lo mejor es pintarlos con frecuencia, pero si esto no es suficiente, aplícate la siguiente mezcla: tritura un trozo de aguacate y mézclalo con unas gotas de aceite hasta obtener una crema. Úntate los labios y déjalo actuar durante 15 minutos. Desde el mismo instante en que retires la crema, observarás que están mucho más suaves.

Labios cortados y con pieles muertas

Si tu problema es que siempre tienes los labios cortados y llenos de pieles muertas y las cremas de cacao y barras de labios no son efectivas, prueba a untarlos con aceite de oliva al irte a dormir y déjalo actuar toda la noche. En función de lo resecos que los tengas, necesitarás una o varias noches, pero no desistas, porque el resultado es asombroso.

Encías rosadas

Puedes conseguir que las encías adquieran un color rosado y que tus dientes parezcan mucho más blancos y relucientes de una manera muy sencilla: sólo tienes que frotártelos diariamente con una fresa. Hazlo cada noche antes de acostarte y verás qué diferencia.

Dientes bellos

Sin estropear el esmalte. Pulveriza el cepillo con un poco de tomillo, cepilla y aclara. Blanquearás, desinfectarás y refrescarás.

Labios tersos y bien cuidados

Unos labios tersos y bien cuidados enmarcan un rostro agradable. Si tienes tendencia a tener grietas y «pellejitos», antes de ir a dormir aplícate en ellos un poquito de vaselina perfumada. Por la mañana despertarán muy hidratados. Y ten en cuenta que no es bueno frotarse demasiado o pellizcar los labios.