Adelgazar

Además de las medidas básicas como eliminar azúcares o grasas, tómate una hora antes de la comida, una manzana, una pera o una patata cocida. Reducirá mucho tu apetito.

Tendencia a retener líquidos

Si tienes tendencia a retener líquidos, especialmente en verano, date masajes con aceite de geranio y toma infusiones de romero o zumo de limón: todos poseen efectos diuréticos.

Potenciar mascarilla

Potenciarás la eficacia de tu mascarilla hidratante o estimulante si, mientras la tienes puesta, aprovechas para darte un baño bien caliente y relajante. El resultado es que el calor y el vapor aumentarán el poder de penetración.

Reafirmar el pecho

Para reafirmar el pecho; en la piscina o en la playa, dentro del agua… donde sólo sobresalga tu cabeza, pon las piernas un poco separadas y los brazos extendidos hacia delante, ábrelos y ciérralos como si aplaudieras. Debes hacer cuatro o cinco series de 25.

Eliminar impurezas de la piel

Para eliminar las impurezas de la piel que presenta barros y espinillas, calienta dos tazas de agua y, justo cuando esté a punto de hervir, vierte una cucharada sopera de flores de manzanilla secas. Apaga el fuego y deja infusionar durante 5 minutos. Después, cuela y, cuando esté tibia, empapa un disco de algodón y pásalo sobre la piel del rostro y cuello bien limpia.

Piel de los codos oscura

¿Tienes la piel de los codos más oscura que el resto del brazo? En ese caso, puedes blanquearlos si los introduces unos minutos dentro de un bol que contenga zumo de limón puro. Después, hidrátalos bien con una crema. Si te sucede lo mismo en la zona de roce de las piernas, puedes aplicar compresas empapadas en zumo de limón en la zona, recordando después hidratar bien la piel.

Granitos

Si te has estropeado la piel a base de rascar y rascar un granito, desinféctalo y aplícale aceite de rosa mosqueta, un extracto que es un potente regenerador de la piel y que está indicado para tratar pequeñas cicatrices. Si eres constante y no te tocas más, tu piel recuperará su aspecto y no te quedarán marcas.

Controlar la sal

Muchas mujeres hacen verdaderos esfuerzos siguiendo tratamientos anticelulíticos, pero muchas no saben que es imprescindible controlar el consumo de sal, ya que su abuso contribuye a que se fije la grasa en los tejidos. Sin este requisito y, con la ayuda de beber dos litros de agua diarios, la mayoría de las veces los tratamientos son inútiles.

Codos rugosos y resecos

Si tus codos están muy rugosos y resecos, fricciónalos cada noche antes de acostarte con aceite de germen de trigo. Una buena dosis de crema hidratante después de la ducha del día siguiente completará el tratamiento.

Piel facial relajada

Contra el estrés: Machaca una aspirina y mézclala con un poco de leche hasta conseguir una pasta. Extiéndela por la cara y déjala actuar durante 10 minutos aproximadamente. Cuando la retires, tu piel estará tan relajada que parecerá que hayas dormido seis horas seguidas.