Vaqueros y piernas gruesas

Si tienes las piernas gruesas pero no quieres renunciar a llevar pantalones vaqueros, los que mejor te sientan son los ajustados a la cadera, pero que no aprieten excesivamente; la pierna debe ser suelta, porque te dará forma y te estilizará al mismo tiempo; si es posible, elige un top con un poco de volumen y no muy ceñido y ponte unos zapatos de tacón.

Si eres un poco bajita y quieres parecer más esbelta

Procura utilizar bolsos pequeños y no caigas en la tentación de ponerte faldas muy largas y con vuelo porque acortan mucho la silueta. Ponte faldas rectas y que te lleguen algo más abajo de la rodilla.

Sombrero

Si sabes llevarlo con toda naturalidad, no hay duda de que un bonito sombrero resulta realmente elegante. Para colocártelo con estilo, lo mejor es que tape la frente por lo menos hasta la mitad. Si eres alta y delgada puedes permitirte cualquier modelo, pero si no es así, tendrás que olvidarte de las pamelas y los sombreros grandes o de ala ancha y deberás optar por las boinas y los casquetes. Colocados un poquito ladeados quedarán realmente ideales.

Llevar una gorra

Llevar una gorra con estilo es todo un arte. ¿Quieres saber cómo colocártela para destacar tu cabello o mirada? Pues es muy sencillo: si llevas el pelo corto, tienes que ponerte la gorra hacia delante, para que el borde de la misma quede justo encima de las cejas. De este modo, conseguirás potenciar la profundidad de tu mirada. Si tienes el pelo largo, ladéala ligeramente hasta que quede “apoyada” sobre una de las orejas.

Disimular caderas anchas

Si tus caderas son anchas y quieres disimularlas un poco, evita marcar la cintura. También es aconsejable utilizar chaquetas o blusas que te cubran las caderas, faldas y pantalones más bien estrechos (evita los anchos)… y evita las rayas horizontales y los plisados.

 

Pies perfectos

Si tienes que acudir a un evento especial con unas sandalias y quieres que tus pies luzcan perfectos, dales esta cura extra de suavidad y belleza: calienta un litro de leche y deja tus pies en remojo durante 10 minutos. Enjuágalos con agua tibia y sécalos muy bien. A continuación, mezcla 1/2 taza de sal gorda con 1/3 de aceite de oliva y masajea bien los pies. Por último, aclara, hazte la pedicura y envuelve tus pies en unos calcetines de algodón. Por la mañana, verás qué piel más bonita.

Talones resecos

Si el verano te ha resecado en exceso los talones de los pies, prueba a ablandarlos frotando cada día sobe ellos el interior de una piel de plátano y dejando que actúe el aceite que suelta durante un buen rato (puedes masajear para acelerar la absorción). Luego, aclara bien y seca. Este truco puedes utilizarlo también en la zona de los codos y de las rodillas.

Eliminar callosidades en los pies

Un excelente truco de belleza que ayuda a eliminar las callosidades que se forman en los pies consiste en introducirlos en un recipiente en el que se mezclará agua tibia hasta cubrirlos y un vaso de almidón de maíz en polvo. Mantén los pies sumergidos durante 5 minutos, acláralos y sécalos muy bien. Lograrás mantener a raya las callosidades y durezas si, cada día después de la ducha, aplicas una buena crema específica para hidratar los pies.

Eliminar durezas

Para eliminar las durezas de los pies dales un baño frotándolos con piedra pómez. Después, una vez bien secos, fricciónalos varias veces con 40 gramos de vaselina mezclada con 1 o 2 gramos de ácido salicílico y unas gotas de zumo de limón fresco. Si eres constante las durezas de tus pies se mantendrán a raya.

Otro método para decirle adiós a las durezas: parte una cebolla por la mitad y cúbrela con sal. A continuación métela en un recipiente de cristal y ciérralo. Después de seis horas habrá soltado un líquido que deberás aplicarte en las zonas más deterioradas de tus pies con la ayuda de un pequeño pincel.

Un método más: Corta una rodajita de tomate y colócala sobre ella, sujétala con una tirita o similar y déjala unas horas. Cuando te lo quites, verás que el tomate se ha llevado gran parte de la dureza.

 

Tonificar piernas, evitar las varices y afinar tobillos

Para tonificar tus piernas, evitar las varices y afinar tus tobillos, báñate los pies en agua muy caliente a la que habrás añadido una infusión de hojas de nogal (que puedes comprar en herboristerías). El nogal tiene la propiedad de tonificar los músculos. Después, deberás darles un buen baño de agua fresca, lo que ayudará a combatir las rojeces que puedan aparecer por la mala circulación. En todo caso, debes saber que los baños alternos de agua fría y caliente son ideales.