Despegar adhesivo

Un adhesivo viejo resulta generalmente difícil de despegar. Para facilitarte la tarea, pásale por encima una plancha tibia o aplícale un poco de aire caliente con un secador de pelo. Saldrá con más facilidad al fundirse la cola que lo mantenía unido al material.

Objetos decorativos de cobre

Si tienes unos objetos decorativos de cobre que no sabes cómo abrillantar, frótalos con medio limón impregnado con bicarbonato. A continuación, remata la operación frotando con un estropajo de lana de acero (preferiblemente ya desgastado) y pule con un paño de algodón para sacarle el brillo. ¡Quedarán impecables!

Colgar objetos en azulejos

Si quieres colgar objetos que pesan poco en los azulejos de tu cocina o baño, no hace falta que agujerees la pared: basta con que compres cinta adhesiva de doble cara: una parte la adherirás al azulejo y la otra al objeto. Pega y listo.

Adelgazar

Además de las medidas básicas como eliminar azúcares o grasas, tómate una hora antes de la comida, una manzana, una pera o una patata cocida. Reducirá mucho tu apetito.

Tendencia a retener líquidos

Si tienes tendencia a retener líquidos, especialmente en verano, date masajes con aceite de geranio y toma infusiones de romero o zumo de limón: todos poseen efectos diuréticos.

Potenciar mascarilla

Potenciarás la eficacia de tu mascarilla hidratante o estimulante si, mientras la tienes puesta, aprovechas para darte un baño bien caliente y relajante. El resultado es que el calor y el vapor aumentarán el poder de penetración.

Reafirmar el pecho

Para reafirmar el pecho; en la piscina o en la playa, dentro del agua… donde sólo sobresalga tu cabeza, pon las piernas un poco separadas y los brazos extendidos hacia delante, ábrelos y ciérralos como si aplaudieras. Debes hacer cuatro o cinco series de 25.

Eliminar impurezas de la piel

Para eliminar las impurezas de la piel que presenta barros y espinillas, calienta dos tazas de agua y, justo cuando esté a punto de hervir, vierte una cucharada sopera de flores de manzanilla secas. Apaga el fuego y deja infusionar durante 5 minutos. Después, cuela y, cuando esté tibia, empapa un disco de algodón y pásalo sobre la piel del rostro y cuello bien limpia.

Piel de los codos oscura

¿Tienes la piel de los codos más oscura que el resto del brazo? En ese caso, puedes blanquearlos si los introduces unos minutos dentro de un bol que contenga zumo de limón puro. Después, hidrátalos bien con una crema. Si te sucede lo mismo en la zona de roce de las piernas, puedes aplicar compresas empapadas en zumo de limón en la zona, recordando después hidratar bien la piel.

Granitos

Granitos: Si te has estropeado la piel a base de rascar y rascar un granito, desinféctalo y aplícale aceite de rosa mosqueta, un extracto que es un potente regenerador de la piel y que está indicado para tratar pequeñas cicatrices. Si eres constante y no te tocas más, tu piel recuperará su aspecto y no te quedarán marcas.