Inicio Contacto  
 
 

Categorías

 

Animales
Belleza
Bricolaje - Decoración
Calzado
Cocina
Colada - Ropa
Hogar
Joyas
Limpieza
Manchas
Niños
Plantas
Salud
Vehículos
 
 
 
 Alojamiento Web Premium
 
 
 
 

 

Limpieza

 

Suelos de mosaico: Este tipo de suelos no son difíciles de limpiar.  Quedarán perfectamente si al agua de fregar le añades una tacita de vinagre.

Un remedio casero muy antiguo para limpiar las alfombras consiste en cortar un repollo por la mitad y frotar con ambas mitades la alfombra. Después solo tendrás que pasar el aspirador para eliminar los restos de vegetal que se hayan desmenuzado. Te parecerá increíble ¡pero funciona!

  • Retrete sin brillo: Si las paredes del retrete del baño están limpias pero sin brillo, es posible que se deba a la cal del agua. Si quieres eliminarla, echa un puñado de perborato y, a continuación, un buen chorro de vinagre que dejarás actuar media hora. Por último, frota con la escobilla y, si es necesario, vuelve a hacerlo una vez más. ¡Quedará perfecto!

  • Grasa en alabastro: Si tienes una decorativa pieza de alabastro que presenta algunas manchas de grasa utiliza un algodón embebido en aguarrás y frota la zona manchada hasta que la grasa desaparezca. A continuación, lava la pieza con agua jabonosa, aclara y seca: ¡volverá a estar igual de bonita que cuando era nueva!

  • Ni rastro de chocolate: Por mucho que lo intentemos es bastante frecuente que al hacer chocolate se nos pegue en el cazo. Si embargo, limpiarlo por completo y dejarlo reluciente ya no es ningún problema. Solo tienes que echar algo de agua, una cucharadita de sal y otra de bicarbonato. Déjalo que haga efecto durante unos cinco minutos y te aseguro que prácticamente sale solo.

  • En la cocina solemos tener botes decorados que se impregnan de grasa. El problema es que al enjabonarlos y frotar con el estropajo van perdiendo su dibujo. Para que no ocurra, ponlos a remojo sin frotar en agua con un poquito de lejía.

Si la tapa del wc se ha puesto un poco amarilla, puedes devolverle el blanco y el brillo limpiándola con un paño que empaparás con unas gotas de alcohol de quemar. Frota muy bien y saca el brillo. ¡Quedará perfecta!

Limpiar los jarrones con cuello alto y estrecho no es tarea fácil. Por eso, si tienes uno y quieres hacer más fácil la operación, llena el jarrón de agua y echa en el interior un puñado de bicarbonato. Deja en reposo durante toda la noche y, por la mañana solo tendrás que aclarar muy bien para que el jarrón luzca perfecto.

  • ¿No sabes cómo eliminar el polvo de las guías de aluminio de tus ventanas o puertas? Si dispones de un aspirador, será una tarea fácil porque se encargará de absorber el polvo. Pero si no es así, elimina el polvo más gordo con ayuda de un pincel de pintor y, luego, pasa unos bastoncitos de algodón impregnados en alcohol. El resto del polvo quedará atrapado al tiempo que elimina la suciedad del interior de las guías.
  • La mejor forma de mantener limpias las tapicerías delicadas y de que estén más tiempo sin tener que pasar por la tintorería consiste en espolvorearlas con una mezcla de detergente en polvo, talco y bicarbonato a partes iguales. Deja que actúe y, después, cepíllalas con muchísima suavidad.

 

 

 

Anterior

Siguiente

 

 

 

 

 

 

Copyright©2011-2014 GloriaCP.

Todos los derechos reservados. Prohibida cualquier reproducción.