Limpiar el rodillo de pintura

La limpieza del rodillo de pintura es un trabajo bastante engorroso, ya que hay que dejarlo en remojo, aclararlo y secarlo cada vez que se utiliza. Pero si lo vas a volver a usar al día siguiente, la solución es suprimir estas tareas y envolverlo en una hoja de papel de aluminio, procurando expulsar al máximo el aire del interior del envoltorio. Incluso 48 horas después el rodillo estará en perfectas condiciones para dar una segunda capa de pintura a tu trabajo.

Conservar botes de pintura

Botes cerrados: Asegúrate de que los botes de pintura están bien cerrados y déjalos invertidos. Se conservan mejor.

Pintar con aerosol

Si quieres pintar con aerosol algún mueble o pieza pequeña, lo ideal es que lo hagas utilizando una caja de cartón como cabina de pintado. Introduces la pieza y la pintas con aerosol sin manchar nada. Es la forma de evitar salpicaduras y manchas indeseadas.

Pintar habitaciones

Pintar una habitación de un color u otro es cuestión de gusto, pero en decoración hay unos trucos que ayudan bastante. Si tienes alguna estancia que resulte un tanto fría, los colores más adecuados son los cálidos como amarillos y naranjas. Sin embargo, no debes abusar de ellos ya que pueden llegar a cansar y agobiar un poco. Si los cojines, cortinas y faldas de mesa camilla tienen esos colores, procura que el resto sea beis o blanco. Es la mejor combinación.

Pinceles viejos

Los pinceles viejos si no los limpiamos bien en su momento, se quedarán duros, pegados y apelmazados. Déjalos cocer en agua y vinagre a partes iguales. Luego, mételos en aceite de linaza un poco caliente.

Pintar hierro

Para pintar hierro, lo primero es eliminar el óxido que pueda tener frotando con una lija abrasiva o tela de esmeril y luego raspar con un cepillo de púas para que la superficie quede lisa. Finalmente, espera a que la zona esté totalmente seca y pinta con esmalte antioxidante.

Pintar marcos de ventana

¿Tienes que pintar los marcos de una ventana y no tienes tiempo de tapar los cristales para que no se manchen? Coge hojas de papel de periódico, humedécelas, aplícalas sobre los cristales húmedos y aplánalas con la mano: se quedarán pegadas y los cristales no se mancharán.

Techos y paredes blancos

¿Vas a pintar los techos o las paredes de tu casa de blanco? Darás mucha más luminosidad a la pintura echándole unas gotas de añil y removiendo hasta que se mezcle.

Grietas en el techo

Antes de ponerte manos a la obra para pintar el techo, observa bien, porque es posible que tenga alguna grieta, sobre todo si es el techo de la cocina en el que suelen salir con más frecuencia a causa de la humedad que se crea. Si es así, no te preocupes; la solución es muy sencilla. Por supuesto, en el mercado hay productos con consistencia de pasta y que sirven para este propósito, pero, mejor, derrite un poco de jabón y aplícalo sobre la superficie agrietada. Espera un poco a que se seque perfectamente y, a continuación, ya puedes pintar con toda tranquilidad.

Empapelar paredes

Si has empapelado una habitación y te han quedado algunas burbujas de aire en el papel, espera que esté completamente pegado y tensado, haz un corte en cruz con un cúter en la zona de la burbuja, saca las puntas de la cruz, encólalas y vuelve a pegar presionando bien. Quedará perfectamente.