Inicio Contacto  
 
 

Categorías

 

Animales
Belleza
Bricolaje - Decoración
Calzado
Cocina
Colada - Ropa
Hogar
Joyas
Limpieza
Manchas
Niños
Plantas
Salud
Vehículos
 
 
 
 Alojamiento Web Premium
 
 
 
 

 

Calzado

 

Las botas de goma que se calzan para la lluvia o los trabajos de jardinería, y que ya existen en todas las formas y colores, pueden conservarse en perfectas condiciones. Sólo tienes que tener la precaución de retirar el barro de las mismas cada vez que las utilices y pasar por ellas un algodón empapado en leche templada. La goma resistirá más tiempo porque, al humedecerla, estará más elástica y flexible.

No es fácil que los zapatos y bolsos de charol queden bien cuando va pasando el tiempo. Prueba con este truco: coge una gamuza y echa en ella un poco de spray limpiador de muebles con ceras, a continuación frota bien el zapato o bolso con la gamuza humedecida y, después, pasa una gamuza bien seca hasta que consigas sacar el brillo.

  • Betún seco: Seguro que te ha pasado alguna vez: has estado mucho tiempo sin utilizar el betún y al ir a utilizarlo descubres que está completamente seco. La solución es muy sencilla: añade un poco de zumo de limón o de leche caliente y mézclalo bien. Volverás a usarlo como si fuera nuevo.

  • Zapatos mojados: ¿Te ha pillado desprevenido un chaparrón? No te preocupes. Tus zapatos no se estropearán si primero los secas con un trapo y luego los rellenas con papel de periódico. Una vez que estén bien secos, espolvorea la piel con una mezcla a partes iguales de ácido bórico y polvos de talco.

  • Hay un buen truco para dejar los zapatos como nuevos. Quítales el polvo con un cepillo y después extiende una capa de espuma seca de la que se utiliza para tapicerías. Pasa un trapo para sacar brillo y verás que limpieza logras en un momento.

  • Si has comprado un bolso o unos zapatos de cuero que desprenden un olor demasiado intenso, introdúcelos durante unos días en una bolsa en la que meterás unos granos de café. Cuando los saques, el olor habrá desaparecido.

Las suelas de los zapatos dejan, la mayoría de las veces, pasar la humedad del suelo. Para evitarlo, pincela toda la suela con aceite de linaza caliente. Deja que se seque y habrás alejado el frío y la humedad de los pies.

Si no cuidas bien tus botas camperas, tenderán a cuartearse. Te durarán muchos años si sigues las siguientes indicaciones cuando las limpies: primero hazlo con agua y detergente líquido; luego frótalas con fuerza con un tomate partido; a continuación, aplica el betún del color adecuado y deja secar por completo. Debes terminar frotando bien con un paño seco.

  • El zapato destiñe: ¿Te ha pillado un tremendo chaparrón que ha mojado tus zapatos y estos han desteñido? Tus pies se habrán manchado. En época de lluvias es algo tan normal... Lo que no debes hacer es frotarlos una y otra vez con una esponja mojada en agua, porque solamente conseguirías irritarlos y agrietarlos. Mételos en agua caliente con un chorro de lavavajillas y unas gotitas de lejía; es la mejor solución.

 

 

 

 

Anterior

Siguiente

 

 

 

 

 

 

Copyright©2011-2014 GloriaCP.

Todos los derechos reservados. Prohibida cualquier reproducción.