Inicio Contacto  
 
 

Categorías

 

Animales
Belleza
Bricolaje - Decoración
Calzado
Cocina
Colada - Ropa
Hogar
Joyas
Limpieza
Manchas
Niños
Plantas
Salud
Vehículos
 
 
 
 Alojamiento Web Premium
 
 
 
 

 

Calzado

 

Para limpiar los bolsos o zapatos de reptil (cocodrilo o serpiente) no utilices nunca crema porque acabarán estropeándose. Bastará con que pases por encima de las escamas un algodón humedecido en agua oxigenada y, después, otro algodón empapado en aceite de ricino. También irá muy bien que, de vez en cuando, los protejas con una fina capa de glicerina o lanolina.

Si quieres que tus sandalias o mocasines de ante se conserven en perfectas condiciones límpialos con una toallita húmeda de higiene infantil y cepíllalos después con un cepillo suave envuelto en una media vieja.

  • Si tus zapatos han cogido mal olor, existe una solución muy sencilla para acabar con él. Por la noche, mete dentro de tus zapatos un pedazo de carbón vegetal. Absorberá el mal olor y a la mañana siguiente podrás comprobar que ha desaparecido por completo.

  • ¿No tienes tiempo de limpiar los zapatos de piel que llevas pero necesitan un 'apaño'? Recurre a las toallitas de desmaquillar: pasa una de ellas por toda la superficie del calzado y no quedará ni rastro de suciedad. Además, incluso flexibilizará un poco la piel.

  • Si tu hijo se ha manchado las zapatillas deportivas con grasa de bicicleta, aplica sobre la mancha un poco del mismo producto que usas normalmente para limpiar el horno. Después, mételas en la lavadora.

  • Para que las zapatillas deportivas permanezcan como el primer día sin agrietarse, solo tienes que untarlas de leche con un algodón. Tus zapatillas tardarán mucho en agrietarse y brillarán como nunca.

Cuando quieras que tus zapatos de cuero blanco queden tan relucientes como el día que los compraste, límpialos después de usarlos un par de veces con un algodón empapado en leche. Frota suavemente y deja que se sequen. Quedarán completamente nuevos.

Conseguirás que tus zapatos brillen muchísimo más si, en lugar de pasar el cepillo después de aplicarles betún, los frotas enérgicamente con una media vieja. Haz la prueba y ya verás.

  • Elimina el mal olor: ¿Verdad que a veces resulta realmente insoportable? La solución es fácil: echa bicarbonato dentro del zapato y agítalo para que se impregne bien todo su interior. Después, sacúdelo para que caiga el sobrante. El resultado es excelente.
  • Si después del verano tus playeras blancas están un poco estropeadas, no tienes por qué tirarlas. En la próxima temporada podrás volver a utilizarlas sin ningún problema si las lavas y les aplicas con el dedo un poco de pasta de dientes blanca. Una vez secas, quedarán como nuevas.

 

 

 

Anterior

Siguiente

 

 

 

 

 

 

Copyright©2011-2014 GloriaCP.

Todos los derechos reservados. Prohibida cualquier reproducción.