Inicio Contacto  
 
 

Categorías

 

Animales
Belleza
Bricolaje - Decoración
Calzado
Cocina
Colada - Ropa
Hogar
Joyas
Limpieza
Manchas
Niños
Plantas
Salud
Vehículos
 
 
 
 Alojamiento Web Premium
 
 
 
 

 

Uñas

 

Cuando notes que tus uñas están frágiles, no hay nada mejor que introducir zanahoria en tus hábitos alimentarios diarios. Además, hierve una zanahoria y tritúrala. Cuando se haya enfriado, coloca un poquito del puré sobre cada uña y masajéalas durante un cuarto de hora. Si eres constante, tus uñas se embellecerán y endurecerán.

Cuidar las uñas: Si tienes que realizar algún trabajo en el que es fácil que te manches debajo de las uñas, como un trabajo de jardinería o de cocina, introdúcelas antes en glicerina o vaselina y deja que penetre bien la grasa en el interior de las uñas. Evitarás que la suciedad entre en ellas y las conservarás limpias o serán mucho más fáciles de limpiar.

  • Si a pesar de tus desvelos tus uñas nunca han acabado de crecer con fuerza ni brillo, prueba con el truco del ajo que tan bien funciona: corta un ajo a láminas finas y aplica una rodajita sobre cada uña. Realiza un suave masaje sobre la uña durante unos minutos, deja que actúe y no te laves las manos hasta el momento de ir a dormir. Verás que, con las semanas, las uñas crecen más fuertes y, también, brillantes como si las hubieras acabado de pulir.

  • Cuando tus uñas se rompen con facilidad y además han adquirido un ligero color amarillento es el momento de actuar para endurecerlas y eliminar ese color tan desagradable: sumérgelas una vez por semana durante cinco minutos en una infusión de cola de caballo y frótalas con la corteza de un limón. Los resultados son evidentes desde el primer día.

  • Para endurecer tus uñas, pon un poco de romero en agua y hazlo hervir. Luego, introduce las uñas en el agua lo más caliente que aguantes. Hazlo solo dos veces por semana y notarás los resultados.

  • ¿Quieres un remedio natural para endurecer tus uñas y al mismo tiempo que te crezcan a un ritmo vertiginoso? Pues toma nota: en una olla pequeña pon de 3/4 a 1/2 litro de aceite de oliva y media cebolla; déjalo cocer a fuego lento durante unos 20 minutos. Luego, deja enfriar y, cuando el aceite esté a una temperatura que puedas aguantar, introduce los dedos y mantenlos media hora. Guarda este aceite y repite la operación todas las noches (tienes que ser constante). Es un remedio realmente eficaz y natural.

   
 
 

 

 

 

Anterior

Siguiente

 

 

 

 

 

 

Copyright©2011-2014 GloriaCP.

Todos los derechos reservados. Prohibida cualquier reproducción.