Quemaduras del sol

Si te quemas, tras una exposición prolongada al sol, machaca en un mortero unos dientes de ajo y un poco de aceite de oliva hasta obtener una mezcla homogénea. Aplícate el preparado sobre la quemadura, cúbrela con una gasa y fíjalo todo con una venda. Por la mañana estarás estupendamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.