Granitos en la espalda

Si tienes granitos en la espalda, mezcla el zumo de un limón, el de un tomate y añade glicerina hasta que se forme una pasta de consistencia líquida. Aplícatela en la espalda y deja que actúe. En poco tiempo los granitos se secarán y desaparecerán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.