Sin tirones

A todos los niños les encanta que les pongas una tirita ante el más pequeño rasguño, pero luego viene el suplicio del tirón para quitárselas. La solución es sencilla: cúbrela con un poco de aceite. Al cabo de un ratito, la tirita saldrá sola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.