Esponjas en buen estado

Además de limpiarlas regularmente, las esponjas deben conservar su suavidad. Para conseguirlo, sumérgelas durante toda la noche en un barreño con agua y el zumo y la cáscara de tres limones. Por la mañana, aclara muy bien las esponjas y déjalas secar al aire libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.