¡Vamos a la cama!

La hormona del crecimiento se segrega durante la noche, por lo que es imprescindible que el niño duerma las horas suficientes y que el sueño sea de buena calidad. No debe dormir menos de ocho horas diarias, pero además, una buena norma para evitar trastornos es procurar que se acueste siempre a la misma hora. Esto es algo que debes llevar a rajatabla (aunque siempre pueda haber días extraordinarios).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.