Tazas impecables

Si las tazas no acaban de quedar limpias y no hay forma de acabar con esa pátina amarillenta que deja el té, frótalas con una esponja impregnada en sal húmeda. Seguro que las manchas no se resisten.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.