Cazos

¿Estás harta de restregar y restregar esos cazos quemados y llenos de comida pegada? No sufras más. Existe una solución muy sencilla: ponlos al fuego con un poco de lejía sin diluir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.