Archivo por días: junio 29, 2019

Bizcocho blando y jugoso

Para que el bizcocho no se reseque ni se ponga duro, lo mejor que puedes hacer es guardarlo en el interior de una caja metálica junto con una manzana. Se conservará fresco durante mucho más tiempo y podrás comerlo siempre igual de esponjoso que cuando lo empezaste.

Alcachofas limpias

Es aconsejable dejar las alcachofas media hora larga en agua con un poco de vinagre y una cucharada de sal antes de cocinarlas. Además de no decolorarse, expulsarán todos los insectos que pueda haber escondidos entre las hojas.

Deliciosa barbacoa

¿Eres fan de las barbacoas en cuanto llega el verano? Pues aquí tienes unos trucos para que quede perfecta: sitúa la barbacoa sobre una superficie firme, lejos de arbustos y protegida del viento. Enciende el fuego una hora antes de empezar para que las brasas sean las encargadas de cocer los alimentos y perfuma éstos con hierbas aromáticas como romero, tomillo y salvia. Y, para finalizar, al acabar, deja la parrilla bien limpia y tapada.

Miel y cuchara

Para que la cuchara no se te quede pegajosa después de meterla en la miel, ponla antes bajo el grifo abierto. Podrás coger toda la miel que quieras y no quedará una sola gota pegada.

Calamares reblandecidos

Si los calamares a la romana que has servido a mediodía han sobrado y quieres reutilizarlos por la noche, introdúcelos en el horno poco caliente durante unos minutos: lograrás que vuelvan a quedar crujientes y ricos. Recuerda que, para que resulten digestivos, es necesario combinarlos con vegetales hervidos o crudos.

Tortilla light

Si te encanta la tortilla de patatas pero no puedes comer fritos, aquí tienes una solución ‘light’: hierve las patatas en agua y, una vez cocidas, aplástalas con el tenedor y mézclalas con huevo. Con unas gotitas de aceite y una sartén antiadherente, habrás solucionado tus ganas de tortilla evitando que te siente mal.

Descongelar carne

La mejor forma de descongelar la carne sin que se estropee o tener que esperar durante bastante tiempo, consiste en introducir la pieza en una olla que tenga como un dedo de vino blanco y ponerla a fuego medio durante dos o tres minutos. En tan solo este tiempo, quedará totalmente descongelada y lista para guisarla como más te guste o tengas por costumbre.

Conservar chocolate

Para lograr que este agradable alimento conserve su textura y gusto original no debes guardarlo  en la nevera, excepto en verano, y siempre lo protegerás de la luz. Muchas veces en los envases no consta su fecha de caducidad, pero sí  la de fabricación. Debes  saber  que puedes  comerlo tranquilamente hasta seis meses después de esta fecha.

Espesar la confitura

Si la confitura de frutas que has preparado te ha quedado demasiado líquida, prueba este sencillo truco para espesarla: vuelve a cocerla, añadiéndole un poco de pectina y déjala reposar. Tu confitura quedará en su punto.

Salsa de grosellas

¿Quieres una idea para que la carne a la plancha resulte diferente? Compra una bandejita de grosellas, cuécelas en la sartén con una cucharadita de vinagre balsámico y una tacita de caldo durante 8 minutos. Pasa por el colador chino y reserva la salsa resultante. Será excelente también con el rosbif o el carpaccio.