Archivo por días: mayo 8, 2019

«Tostado»

Cuando la plancha te «tueste» o amarillee un poquito alguna prenda de color claro, podrás eliminar ese tono pasando por encima de ella un paño humedecido con una mezcla de agua y agua oxigenada a partes iguales. Luego, lávala de nuevo.

Manchas de acuarela

Si es reciente, pasa una esponja con agua fría, esmerándote en los bordes para que la mancha no se extienda, y lava la prenda.

Manchas de zanahoria

Las manchas de zanahoria en la ropa blanca salen muy fácilmente: lava la prenda como acostumbres y, sencillamente, deja que se seque al sol. Por lo general no suelen resistirse a un simple lavado.

Cercos de sudor

Si la ropa de trabajo de algún miembro de la casa queda manchada con cercos de sudor e impregnada de ese desagradable olor, puedes eliminar manchas y olor dejando la prenda en remojo de agua con vinagre durante unas hora antes de proceder a lavarla en la lavadora.

Mancha de plancha

¿Cuántas veces te ha ocurrido que, por descuido, la plancha ha dejado una pequeña mancha en la ropa? No tienes que volver a preocuparte, porque podrás eliminarla frotándola con un poco de agua muy salada.

Interruptores

Para eliminar las manchas de grasa que quedan de tanto pasar los dedos por ellos, frota con un paño ligeramente humedecido en agua y detergente. Este mismo truco te servirá para quitar las manchas que quedan en la pared alrededor de los enchufes e interruptores si la pintura es lavable; si ésta no se puede mojar, frota sencillamente con miga de pan o goma de borrar.

Manchas en objetos de cobre

La mejor manera de eliminar esas feas manchas que salen en algunos objetos de cobre es pasarles un paño empapado en una mezcla de sal gorda con un poco de vinagre.

Manchas de pintura al óleo

Retira al máximo la pintura con una cucharilla o espátula y frota con alcohol, trementina o aguarrás. Luego, pasa una esponja humedecida en agua y aplica un quitamanchas.

Mancha de cera

Seguro que alguna vez al depilarte o al manejar una vela encendida te ha caído una mancha de cera sobre la ropa. Ráspala suavemente con un cuchillo, pon la parte de la mancha entre dos hojas de papel secante y pasa la plancha a la temperatura adecuada para la tela.

Manchas de rimel

No hay nada mejor que frotar con amoníaco diluido en agua fría. Eso sí, haz una prueba primero en una zona donde puedas observar si este producto come el color de la tela.