Cura sus golpes

Si tu hijo siempre llega a casa lleno de golpes y moratones con sus juegos de verano, procura tener a mano una solución a base de árnica. Para prepararla, mezcla en una taza una cucharada sopera de tintura de árnica con cinco de agua. Empapa un trozo de gasa y colócala sobre la contusión o herida. Sujétala suavemente con un vendaje y repite la operación varias veces. Te maravillarás de lo rápido que llega a curar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.