Agua fresca

Aprovecha las botellas de refrescos (siempre que sean de plástico y lleven tapón de rosca) llenándolas de agua y congelándolas. Cuando vayas al campo o la playa, mételas en la nevera de picnic en lugar de los clásicos moldes plásticos de hielo. Enfriarán igual y al descongelarse tendrás agua fresca. Es mejor que las botellas sean pequeñas para poder repartirlas mejor. Es importante que no las llenes por completo, ya que de lo contrario corres el riesgo de que estallen al congelarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.