Archivo por meses: agosto 2018

Mascarilla antiarrugas (Otra)

El paso de los años no perdona y a todos nos salen esas antiestéticas arrugas. Pero toma nota de este truco: la pulpa de una naranja mezclada con aceite de germen de trigo funciona como una magnífica mascarilla antiarrugas si se aplica a diario sobre la cara y el cuello.

Mascarilla contra las arrugas

Prepara tú misma otra mascarilla contra las arrugas. Mezcla a partes iguales, levadura fresca (también llamada levadura de panadero) con aceite de almendras. Una vez aplicada sobre el rostro, deja que actúe durante unos 20 minutos y aclara muy bien con agua.

Acné

Antes de aplicarte el producto específico que utilices habitualmente y que te recomendó el médico contra el acné, lávate con agua y jabón y sécate bien. Luego, pulveriza el rostro con agua templada a la que habrás añadido un buen chorro de vinagre de sidra. También puedes tomar zanahoria cruda, excelente por su vitamina A.

Leche limpiadora y tónico

Si eres de las que gastan una fortuna en leche limpiadora y en tónico, toma nota: utiliza aceite de almendras dulces para desmaquillar y agua de rosas como tónico. Tu rostro estará resplandeciente y tu economía lo agradecerá.

Piel cansada

Para la piel cansada de tu rostro, bate una yema de huevo junto con una cucharadita de miel y añade una cucharada de harina de avena (o en copos bien triturados en la batidora) y con la crema resultante aplícate una mascarilla. Al cabo de una hora lávate la cara y notarás cómo la piel cansada vuelve a estar tersa y muy suave.

Piel tersa

Si vas a salir por la noche y quieres que tu piel se vea tersa de una forma natural, aplícate sobre el rostro, con la ayuda de un algodón, zumo de uva (mucho mejor si lo preparas en casa licuando algunos granos), que gracias a su contenido en fructosa tiene un cierto efecto tensor sobre la piel que se prolongará durante unas horas.

Dar luminosidad al rostro

Un truco que funciona de maravilla y pocos conocen para dar luminosidad a la piel del rostro es el siguiente: Prepara un té verde y deja que se enfríe. Mientras, limpia muy bien tu rostro con leche desmaquilladora y tónico. Después, empapa un algodón en la infusión y pásalo por todo el rostro: notarás la diferencia.

Piel mixta

Si tienes la piel mixta, prueba una vez por semana a purificar tu piel aplicando la siguiente mascarilla, después de realizar una exfoliación suave. Licúa un tomate y añade un chorrito de zumo de limón y unas gotas de aceite de almendras, mezclando todo muy bien. Aplica la mezcla evitando la zona de contorno de ojos y de la boca y deja que actúe durante 15 minutos (seguramente, se secará). Después, elimina con agua tibia.

Reducir ojeras

Si quieres un tratamiento casero para que tus ojeras se reduzcan un poco, coloca diariamente sobre tus ojeras unas láminas de patata fina, recién cortadas, durante 10 o 15 minutos. Un sueño reparador, hidratación interna y una buena alimentación harán el resto.

Arrugas que se marcan más que nunca

¿Te has mirado en el espejo y notas que tus arrugas se marcan especialmente más que nunca? Seguramente no has hidratado bien la piel del rostro o el ambiente está demasiado reseco. Si quieres suavizarlas rápidamente, ten a mano un tubito de vaselina: solo aplicando una gotita conseguirás que las arrugas pasen desapercibidas.