Corchos resecos

Seguramente, has notado que al retirar el corcho de tus botellas de vino, éste cuesta de salir y aparece reseco; ocurre porque no conservas las botellas en posición horizontal, con lo que el tapón no está húmedo, se reseca y se pega al cristal de la botella. Para que el corcho salga fácilmente en esos casos, moja el cuello de la botella con agua caliente: el cristal se dilatará y el corcho se despegará y saldrá rápidamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *