Renovar sofá

Deja que tus amigos piensen que te has comprado un sofá nuevo o que has renovado la tapicería del que tenías. Cuando el tiempo y la luz hayan ido poco a poco apagando los colores de la tela actual, no te preocupes: frótala con un paño limpio mojado en un poquito de éter. Con esta sencilla medida conseguirás reavivarlos y parecerán nuevos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *