Bisagras de armario

¿Quieres que las bisagras de un armario o una puerta no chirríen? Coge un lápiz, rómpele la punta de la mina, machácala en un mortero y mézclala con un poco de aceite. Si frotas la bisagra con la mezcla, no volverá a hacer ruido e irá la mar de suave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *