Mancha de orín de gato

La mancha que produce el orín de un gato no es difícil de eliminar, al contrario que el olor que parece no irse nunca. Aplica una solución de vinagre o zumo de limón y agua caliente jabonosa. Sécalo muy bien y, a continuación, frota la zona con un paño empapado en amoníaco. Quitarás el desagradable olor y, además, conseguirás que no vuelva a orinarse en el mismo sitio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.